Fiebre de las Montañas

El viento aullaba y rugía. Horace tuvo que gritar para hacerse oír desde el extremo de la cabaña: -¡Ramsey, trae un cuenco de sopa para Wallace! Wallace hacía tres meses que había muerto. No era adecuada esa farsa. No lo era para nadie.

Sin comentarios