Polvo, ceniza o nada.

En este momento estás viendo Polvo, ceniza o nada.

Finalista del reto Relato-Putada.

Condiciones: historia fantástica desarrollada en el interior de una caja.

Relato de María García.

Siendo de complexión delgada, es extraño sentir esta presión por todos lados, como si no hubiera un espacio libre hacia el que poder estirarme. Sin embargo, por algún tiempo este será mi lugar.

Ahhh, el placer de estirarme, ¡qué exquisito momento! Luego de despertar y soñar y comprobar que estoy a salvo. Sentir mi confortable cama y percibir el aroma de la comida. Ese sí que es un buen despertador. Mmmm, es oler el desayuno y mis sentidos se hacen eco de lo que tantas veces terminé saboreando.

No tengo una buena visión aquí dentro, está oscuro, tal vez más de lo que me esperaba, aunque no sé por qué lo digo ni porqué iba a ser distinto, ¿distinto de qué? si de hecho es algo en lo que nunca pensé y que tampoco me interesó, hasta ahora.

Vivía despreocupada de lo que pudiera suceder siquiera al día siguiente, me bastaba con que ella estuviera. Con que al despertar me acariciara y así disfrutar la sensación de ser especial; eso era suficiente y todo lo que de ella necesité.

Puedo oler el delicado aroma del jazmín que con toda seguridad proviene de las velas o de sus sándalos favoritos, y que utiliza para reducir el estrés y poder dormir. También escucho la suave música de textura homogénea que flota en el ambiente y la dulzura de su voz, esa que calma temores, la que acompaña silencios, la que conservo en mi memoria. Sé que ignora que lo primero que me calmó cuando la conocí fue eso, su voz, una voz suave y sobre todo cálida.

Recuerdo nuestros paseos por la playa, el agua del mar humedeciendo nuestros cuerpos, los rayos del sol, el calor de la arena y los atardeceres infinitos que capturaba en mi memoria como el mejor de los regalos, porque lo eran para mí. Y sospecho que eso también lo compartíamos, el placer de saborear momentos.

Recuerdos que me hacen feliz y me invitan a seguir cerca de ella, pues, aunque parezca que estoy encerrada en verdad me siento libre. Mi espíritu se siente libre porque ella lo hizo posible cuando nos vimos una última vez, nuestra última vez; el instante en que poco a poco cedí a un sueño profundo mientras estaba a mi lado descansando sobre mi pecho y acariciando mi cuerpo a la par que me susurraba que no me dejaría sola, que nunca me dejaría sola. Y lo cumplió. Pude verla antes de cerrar definitivamente los ojos, antes de sucumbir a un plácido sueño, antes de que todo desapareciera.

Sé que ahora mismo soy polvo, ceniza o nada; pero para ella sigo existiendo cada vez que deposita un beso sobre mi foto, o roza las flores secas que adornan la caja o toca mimosamente la bolsa que contiene cuanto un día fui. No me importa estar aquí, si ella es feliz.

Algún día uniremos nuestras cenizas; hasta ese día, esperaré pacientemente, en esta caja de madera tallada y que eligió para tenerme cerca, para no olvidarme, como si así me hiciera revivir, como si eso fuera posible. Pero ya lo dije, no me importa estar aquí; si ella es feliz, yo también.

Acaso no es de eso de lo que trata el amor, de verla feliz.

Alberto de Prado
ADMINISTRADOR | + posts

Esta entrada tiene 14 comentarios

  1. Laura Álvarez

    Me encantó, aunque ya desde el principio se intuye que habla una persona muerta, pero vamos, aquí no se pide suspense. Un relato genial. 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻 Mis felicitaciones a la autora.

    (5/5)
    1. María García

      Muchas gracias 😊

  2. Una narración excelente. Una historia conmovedora. Creo que es un perro el fallecido, pero solo por la ilustración, pues en el relato no se deja claro, no hay nada que lo dé a entender (lo del olfato y los paseos por la playa es demasiado sutil), aun así, es un relato tremendamente bello y, como dije antes, conmovedor.

    (5/5)
    1. María García

      Muchas gracias 🤗
      Tomo nota de los detalles, y los agradezco 💖

  3. Carmen

    No puedo describir con palabras lo que me ha hecho sentir al leer este relato, cuánta sensibilidad, se me ha puesto el vello de punta, es magia al juntar talento con sentimiento.

    (5/5)
    1. María García

      Muchas gracias, Carmen. Siempre es un placer conocer tu opinión.

  4. Romea

    Un relato lleno de laverdadera esencia. El Amor con mayúsculas

    (5/5)
    1. María García

      Muchas gracias, Romea. Es un privilegio contar con tu opinión.

  5. Carmen

    Hermoso relato mucho amor.

    (5/5)
    1. María García

      Muchas gracias, Carmen.

  6. Magda

    Me ha encantado precioso . Me ha hecho llorar

    1. María García

      Muchas gracias, Magda. Tu comentario me anima a seguir trabajando.

  7. Ana Darias

    Un relato tan conmovedor como la autora que tengo el gusto de conocer y compartir muchos momentos con ella. Un relato que al leerlo se entiende que hacer feliz a alguien es lo más hermoso que puede existir y aquí lo plasma con todo detalle. Muchas felicidades klhoty.

    (5/5)
    1. María García

      Muchas gracias, Klothy. Es un placer compartir esa opinión. Un abrazo.

Deja una respuesta

Vota