“No hay otra forma de arte que vaya más allá del conocimiento ordinario como lo hace el cine, directo a nuestras emociones, profundamente al cuarto oscuro del alma.”

Ingmar Bergman


Pedazos de realidad inventada

Cuando vemos una película, tenemos claro que todo lo que se nos está mostrando es ficticio, un engaño y una ilusión, pero durante unos minutos somos participes de las tragedias, pasiones, miserias o alegrias de unos personajes que sabemos que no existen y aun así las hacemos nuestras. Esa es la grandeza del cine.


El Terror. Pura Serie B.

Un joven oficial del ejército de Napolón es salvado de la muerte por una bella mujer que, a continuación, desaparece entre las olas. Siguiendo el rastro de la enigmática mujer, el oficial llega hasta el viejo y solitario castillo del barón Von Leppe que esconde un terrible misterio.

La Zona – Stalker

Ignorando las prohibiciones de acceso, los «stalkers» se dedican a guiar a quienes se atreven a adentrarse en «la Zona», un lugar postapocalíptico de Rusia donde hace algunos años se estrelló un meteorito.
Tres hombres se aventurarán a entrar allí en busca de una estancia que tiene la capacidad de hacer realidad los deseos más íntimos de una persona.