Orfeo y Eurídice. Una trágica historia de amor griega.

En este momento estás viendo Orfeo y Eurídice. Una trágica historia de amor griega.


Orfeo (1865), Gustave Moreau
Museo Orsay de Paris.

Orfeo, hijo de Apolo y la musa Calíope, era un joven apuesto, famoso por su habilidad para tocar con su lira melodías maravillosas capaces de de calmar a las fieras y hechizar los humanos. Fue así como consiguió el amor de Eurídice. Sin embargo, al poco de casarse, la mordedura de una serpiente acabó con la vida de Eurídice.

Orfeo incapaz de soportar la pena bajó al inframundo para tratar de salvar a su amada. Tras dormir a Cerbero y lograr detener los tormentos del inframundo, consiguió con su canto que Hades y Perséfone le permitieran llevarse a Eurídice, pero con una condición: no podía mirar a su amada hasta que la luz del sol la bañara por completo. Al salir de la caverna Orfeo se giró para ver a su amada sin percatarse que un pie estaba aún en la sombra y ésta desvaneció para siempre.

Según cuenta el poeta romano Ovidio, Orfeo intentó regresar al inframundo, pero Caronte le negó el paso por el río Leteo. Orfeo se retiró a los montañas donde permaneció tres años evitando relacionarse con ninguna mujer, a pesar de que lo tentaron las ninfas. Las ninfas tracias se sintieron despreciadas por él y lo mataron. a pedradas, despedazando y esparciendo sus miembros. Su cabeza y su lira fueron arrojadas al río Hebro. Al fin, las almas de Orfeo y Eurídice se encontraron de nuevo en el inframundo y desde entonces son inseparables.

¿Te ha gustado la entrada? Déjanos tu valoración y tu comentario.

Síguenos en redes sociales a través Twitter e Instagram.

Deja una respuesta

Vota