Literatura fantástica y proceso creativo con Fernando Gómez.

Literatura fantástica y proceso creativo con Fernando Gómez.

Si le preguntamos a nuestro entrevistado misterioso qué le lleva a escribir fantasía, su respuesta desborda seguridad al afirmar que escribe ese género de un modo jamás leído antes.

Apreciado lector, ármate con bolígrafo y papel para tomar buena nota de los consejos sobre el proceso creativo que hoy nos muestra Fernando Gómez. Pero antes, conozcámosle un poco más.

Fernando es un joven escritor autodidacta que dio sus primeros pasos en la
preadolescencia. Desde entonces, su visión crítica de historias de fantasía conocidas en el mundo entero, le llevó a tener una revelación: “La fantasía está muerta, pero yo puedo cambiar eso. El límite de la fantasía no está en la imaginación, sino en las palabras”.

Año tras año, paso a paso, Fernando va creciendo y aprendiendo hasta hacerse un hueco en el mundo de las redes sociales. Aunque apenas lleva dos años en Instagram, donde le conocemos tras el nombre de @buho_narramundos, ya cuenta en su perfil con variadas historias breves, consejos de escritura, instanovelas y retos para superar bloqueos en el proceso creativo, como son sus propuestas con «Emojis» y su «Relato de Dados», entre mucha magia más.

Una vez que ya sabemos un poco más de él, os dejamos una batería de preguntas a las cuales respondió amablemente:


P- ¿Cuáles son los primeros pasos a tener en cuenta en el proceso creativo de una historia?
R- Para crear una historia siempre parte de uno de estos tres principios: Un
personaje interesante, un pretexto interesante, o un ambiente interesante. Después me centro en la historia que quiero escribir, pensando y ‘viendo’ las escenas claves en mi cabeza. Y ya solo queda empezar a escribir. Muchas veces tengo que cambiar el comienzo, pero no importa. Poco a poco, palabra tras palabra, párrafo tras párrafo, voy superando los ‘cruce de caminos’ y llegando a las ‘escenas clave’ que ya había ideado con antelación.
Hay veces que dedico un poco de tiempo previo para diseñar nombres, monstruos o ubicaciones, pero lo necesario y de forma puntual antes de lanzarme a la historia.


P- Lo que más te gusta de crear una historia es…
R- Dos cosas: Que no tenga límites, que sea algo nunca visto, o visto desde otra perspectiva. Y que tenga un giro argumental interesante e inesperado.


P- ¿Y lo que menos te gusta?
R- Puf, bastantes cosas. Tiempo verbal equivocado, que sea un tópico, bastante predecible, sin misterio alguno, o que incluso el giro argumental sea tan vago, que ni te sorprenda.


P- ¿Qué te llevó a hacer dados?
R- Los dados, o bueno, los story cube, siempre me han ayudado. Al principio,
cuando empecé a escribir relatos cortos más diversos, la verdad que tenía tantas ideas que me costaba concretar una. Por eso, siempre para los concursos y una nueva historia, tiraba tres dados. En Instagram ya estaba con los emojis, pero me di cuenta que era algo más personal, y que la comunidad apenas podía participar. Por eso decidí hacer algo un poco más sencillo y
directo, para que todos los escritores interesados pudieran participar. Además, aunque parece una tontería, te permite combatir el bloqueo creativo cada semana, y encima puede ayudarte a dar origen a una nueva historia (como es mi caso muchas veces).

P- ¿Crees que hay forma de mejorar la propuesta semanal?
R- Llevo un tiempo pensándolo. He incorporado el “random”, y por eso uso los dados sin temática. Pero me he planteado la posibilidad de hacer nuevos desafíos de nuevas fuentes, como describir una imagen, hacer la historia de un mapa, o microrelatos musicales. Sin embargo, todas estas opciones están atadas al número de participantes que se impliquen en ellas. Son actividades directas para la comunidad. Sin comunidad, esas actividades se quedan huecas.

P- ¿Qué otras técnicas que recomiendas para superar el bloqueo?
R- Lo importante es ver el origen del bloqueo creativo. Hay varios tipos, pero los dos más destacables son: “Página en blanco” y el “No me sale/gusta nada”. Para el primero recomiendo un desafío, de cualquier tipo y longitud. Algo para romper esa falta de palabras, como si calentaras para un entrenamiento. Sin embargo, el segundo es más complicado y depende de la persona. He podido comprobar que se origina por el estrés, o el deseo de
escribir algo totalmente nuevo. En esos caso, lo mejor es descansar, pero no alejarse. Lee, escucha música, distráete… Dicho de otra manera, relájate. Después lánzate a escribir. Spoiler, no te va a gustar. No pasa nada, empieza de nuevo, pero sin eliminar lo ya escrito. Es cuando empezará de nuevo la ilusión y la fuerza. La clave es avanzar todos los días, aunque sea una
palabra.

P- ¿Qué herramientas usas para tus historias?
R- Pues depende de la parte de la historia: Para la creación de personajes, Google Traductor es mi fiel aliado, seguido muy de cerca de “Nombres para bebés” o “nombres de (género) de (región o país)”.
Tengo una memoria nefasta para mis relatos, así que cuando se me van ocurriendo nuevos ‘plots’ para más adelante lo anoto al final del texto. Lo mismo pasa con los nombres que uso, y les apunto el origen y significado, con algunas cosas que hagan o ‘plots’ personales.
Una parte la escribí en una hoja, diseñando mapas, bailes, entregas, etc…
El resto de cosas las suelo apuntar en ‘post-it’ o en papeles en blanco y cuadernos, que ocupan toda mi mesa, recordándome todo lo que tengo pendiente o me gustaría
desarrollar.

P- ¿Dejas enfriar un texto?
R- Muy pocas veces. Demasiado pocas, de hecho. Debido a que pretendo subir lo más rápido los textos para que puedan ser leídos, siempre voy un poco a contrarreloj. De todas formas, pocas veces escribo de seguido, así que puedo decir que mis textos van templados.

P- Dinos algún consejo sobre nombre u origen a tener en cuenta para un personaje.
R- Localización. ¿Dónde deseas que transcurra la historia? Dándole una ubicación a la historia, te permitirá introducir al lector de lleno en el mundo que estás creando. Y también para destacar personajes que no pertenezcan a esa parte, haciendo que llame la atención al lector. Ahora me puedes preguntar: “¿Y en la fantasía?” Ahí la cosa se complica un poco. Hay
personas que han decidido crear su propio diccionario y mundo para su historia. Pero, para un relato semanal (y en ocasiones diario), es algo inviable. Mi consejo: dale origen a la magia. Localiza tu fantasía, y nacionaliza los componentes. Después, lo ya mencionado, Google traductor para crear desde cero, o nombres específicos de la región determinada para tus
personajes.

P- ¿Qué es lo que más valoras en una descripción?
R- Que sea directa y concisa, empleada en el momento que debe ser descrito. No puedes describir una sala si el personaje no ha entrado y, una vez dentro, no dediques cuatro párrafos para describir la calidad y origen de la alfombra persa. Introduce descripción según los personajes lo van descubriendo, y que puedan ver los detalles que puedan ser interesantes
para la historia o el ambiente. Ni más, ni menos.

P- Sobre tu juego de detallar el origen de la magia del personaje: ¿Piensas ampliar más bloques o crear otros de temática fantástica? (Bestiario según habilidades o poderes de las criaturas, por ejemplo).
R- Uf, Tratado de Magia. Creo que se trata de uno de los mayores aportes a la comunidad que puedo hacer, y un antes y después en mi carrera literaria. Tengo varios proyectos que afecta directamente a Tratado. Quiero ampliar los primeros tipos de magia, haciéndoles una descripción y, si pudiera, llegar a ilustrarlos. Además, tengo que terminar la relacionada con los superpoderes de carácter psíquico, e incorporar la magia en la ciencia
ficción y la magia curativa. Con respecto al resto, he visto que hay un relativo interés con algunas profesiones fantásticas pocas veces detalladas, y un claro olvido de las bestias que habitan la magia. Así que, con referente a Tratado de Magia, tengo pensado hacer uno de Aventurero y un Bestiario (usando los tipos más comunes como base y de ahí desvelar los diferentes tipos, como toda la variedad de dragones y hombres bestia).

P- ¿Escribes dados como historias individuales o siempre tratando de enlazarlo?
R- Escribo como lo siento. La verdad que tengo una gran cantidad de historias individuales, y con la novela de ‘El Príncipe de Ocho Patas’, todos mis esfuerzos están centrados en avanzarla. Por eso no voy a dudar en usar dados como excusa para poder avanzar un poco las historias, enlazándolas con las ya escritas. Creo que además, para los fans de la cuenta, les gusta encontrar esas referencias. A veces, pues si no se me ocurre nada, creo una nueva historia.

P- A la hora de enlazar historias: ¿Crees que es habilidad innata o, por el contrario, algo que se pueda aprender?
R- Creo que es algo que solo alguien con una mente abierta y creativa puede crear. Hay personas que están tan centradas en su historia, que nunca podrán enlazar mucho más allá de lo que está trabajando. Sin embargo, si escribes muchos relatos cortos con bastante variedad, puedes tejer un hilo conductor entre varias de ellas, y aumentar mucho más la calidad y el interés de la historia.


¿Has anotado todo? ¿Aún te queda alguna duda o quieres comentar algo sobre el proceso creativo? No lo dudes ni un instante y búscalo en Instagram (@buho_narramundos).

Allí descubrirás muchísimo más y, quién sabe, puede que estén las respuestas que necesitas. ¡Ah! ¡No olvides dejarle un pescado!
Muchísimas gracias a Fernando, por dedicarnos su valioso tiempo a responder nuestras preguntas.


¿Te ha gustado esta entrada? Déjanos tu valoración y tu comentario.

Síguenos en redes sociales a través Twitter e Instagram.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Fer

    Me ha encantado!, gran edición de imágenes y fantásticas preguntas personalizadas. Muchas gracias por la oportunidad!

    (5/5)
    1. María José

      !Un placer¡ Todo sea por ayudar.

      (5/5)

Deja una respuesta

Vota