¿Es importante definir nuestra historia?

En este momento estás viendo ¿Es importante definir nuestra historia?

Consejos de escritura con Fernando Gómez (@buho_narramundos en Instagram)

Nos encanta lanzarnos a escribir. -Chas- Se enciende la inspiración como una llama y las letras vuelan por el papel en blanco sin piedad. Palabras forman frases que van encajando como si de un puzle de niños pequeños se tratase. Un digno orgullo infla tu corazón, con la felicidad que muy pocos sentimos al poder decir «Estoy escribiendo un libro». Ese mismo fin de semana, te reúnes con tus amigos o llega tu pareja, y le cuentas feliz tu dicha. Se sentirán orgullosos, pero te harán la pregunta clave que algunas veces nos deja en shock: «¿Y de qué género es?»

Cinco de cada diez responderemos a esa pregunta con un «¿Eh?» Cuatro de cada diez dirán: «Pues un poco de todo.» Y el uno restante será capaz de definir con exactitud la temática de su libro. (Las estadísticas están inventadas y han sido construidas con el propósito de darle dramatismo a la situación). Primero, los géneros literarios no son eso, son estos: Narrativo, Lírico y Dramático. Y está claro que no estás haciendo ni una Oda ni una Tragicomedia. Pero, quitando este pequeño tecnicismo, la pregunta sigue siendo clave de responder.

¿Qué tan importante es definir nuestra historia?

Ya no solo de cara a poder responder a tu cuñado el día de la cena de Navidad (o suegra, o el amigo ‘ñiñiñi’), sino para poder avanzar en todo lo que hay después de terminarla. No hay editoriales que se encarguen de trabajar novelas cuya temática es ‘Un poco de todo’, debido a que no hay un público que vaya a una librería y diga: «¿Por favor, la sección de libros que tengan un poco de todo?» Y esto a las editoriales, librerías y, en definitiva, empresas, les suena a un poco de nada.

Tienes que definir tu libro. Es una *Insertar palabrota* pero hay que hacerlo. ¿Por qué? Para poder entrar en la larga cadena que es la publicación de tu obra:

– Primero, los lectores alfa que contrataremos para revisar nuestra novela son especialistas de una temática concreta (no puedes pedir que alguien de ‘Romántica’ te ayude con tu novela ‘Policiaca’).

– Segundo, muchas editoriales publican una temática en concreto (hay veces que un par, si son afines), pero ninguna trabaja el ‘Un poco todo’.

– Tercero, lo mismo que con las editoriales pasa en Amazon cuando autopublicas. Te pide que concretes la temática de tu novela para determinar la sección a la que pertenece.

– Cuarto, los concursos literarios sí que admiten algunos la ‘temática abierta’. Sin embargo, muchos de este estilo tienen una temática predilecta. Es decir, si la Editorial Cupido (desconozco si existe, de ser así, es pura casualidad) pide temática abierta para publicar, seguramente les guste los de ‘Romántica’ o ‘Erótica’ (Pillín).

En definitiva, tarde o temprano debes definir tu historia. Pero, ¿cómo? Imagínate que le vas a poner un nombre, y este va a definirla. Pero recuerda, que un nombre puede tener un apellido. Voy a poner un ejemplo: ‘El Corazón del Trigo’ (Espero que no exista…) consiste en una novela de temática ‘Histórica y romántica’, que cuenta cómo una mujer agricultora se hace soldado para unirse a las guerras de la antigua Grecia y encontrar a su hermano. Buah, fetén. Pero, y qué pasaría si invertimos el orden del nombre y el apellido, quedando en ‘Romántica e histórica’.

Esta pequeña y sutil diferencia marca en qué aspectos y temática está centrada la novela. El nombre es la clave, mientras que el apellido es el acompañante. Si se trata de ‘Histórica y romántica’, mi novela estará bastante documentada, encontrarás personajes reales y espacios concretos, con un toque de romanticismo. Sin embargo, si es ‘Romántica e histórica’, el desarrollo de los personajes y cómo piensan o cómo interactúan entre ellos es la clave de esta novela, pero también encontraras referencias históricas bien documentadas. A pesar de ese sutil cambio, la diferencia es más que destacable. Además, las editoriales a las que lo presentarás varían según el nombre que elijas.

Es difícil definir tu historia, lo sé, pero es necesario. Además, a esto debo añadir que no hay una clasificación muy clara y/o actualizada de las diferentes temáticas que podemos encontrar, más allá de la que hacen las propias librerías. Sí, en efecto, he traído la clasificación de las tiendas en las que compras los libros, y no hay una sección de ‘Un poco de todo’. Cuando leas los diferentes tipos que hay (y puedes comprobar en tu librería más cercana), imagina que vas a ir a buscar tu historia. ¿En qué sección estaría?

Las diferentes temáticas las he definido basándome en mi experiencia como escritor, así que son en parte subjetivas. Sin embargo, creo que abarca los grandes rasgos que debe tener una historia de cada género.

-Terror. Tenemos dos grandes vertientes. Primero está la historia que trabajan el miedo y la psicología, centrada mucho en los sentidos pero que, a su vez, evita entrar en mucho detalle para no arruinar el misterio, dejando que sea la imaginación del lector la protagonista. O el segundo tipo, al que podríamos llamar ‘Gore’, que es todo lo contrario. En este tipo encontraras todo visceralmente bien detallado y definido, buscando la tensión del lector por si sobrevivirá o no, y su morbo para seguir leyendo y bien quién muere (y cómo).

-Policiaca: Un caso sin resolver y un asesino en busca del crimen perfecto, o la historia de un fugitivo tratando de demostrar su inocencia. Lo que abunda en este tipo de novela es todo lo que los personajes ocultan o mienten. Además, al final del caso deben encajar todas las piezas que se han ido dejando durante la historia.

-Histórica. De base, esta novela tiene que estar BIEN DOCUMENTADA. Sí, es lo que hay. Aunque no se entre en mucho detalle a lo largo de la trama, todos los datos, las fechas, los personajes y lugares han sido bastante estudiados y revisados por expertos de la época. Varía mucho por su ‘apellido’, pudiendo abarcar una gran variedad de temáticas. Y no, no es densa una novela histórica. Ya lo hemos comentado antes: todas las historias son únicas, y quien las escribe es el responsable del ‘tiempo del lector’ y el desarrollo de la trama, añadiendo en este caso la veracidad de la información.

-Ciencia ficción. Aunque parezca algo lógico, quiero recordar antes de nada que, aunque una historia tenga naves espaciales, no la hace automáticamente de ‘Ciencia ficción’. La clave de estas historias es la ciencia, es decir, todos los aportes tecnológicos e innovadores que se hayan introducido. Además, se suele incorporar informes detallados de los descubrimientos (ficticios o reales) en los que se fundamenta la historia, y requieren de ellos para poder entender el desarrollo de esta, y qué se busca o de qué recursos se dispone. Al igual que en la histórica, la documentación es fundamental para crear una buena base científica, y luego añadir el factor de ficción.

-Fantasía. Implica que haya un componente no real en su historia, lo que hace que sea el nombre y el apellido perfecto para acompañar muchísimas tramas con tan solo un pequeño toque mágico. Además, quiero recordar que cada mundo mágico pertenece a SU CREADOR, y, por tanto, las leyes, las criaturas, la magia, etc., serán específicas de ese mundo.

-Erótica: Al igual que en terror, podemos encontrar dos tipos. Una vertiente mucho más sutil, llena de símiles, en el que se centra en dar pequeñas descripciones para potenciar la imaginación del lector. Y otra mucho más cruda, directa, pornográfica, que no da pie ni a símiles ni a sutilezas, describiendo en su totalidad la escena. Ambas tienen una cosa en común, encender (las mejillas) de quién se adentra en su historia.

-Romántica. O, dicho de otra manera, la historia de amor entre personas. Ni se limita por el número, ni el género, ni nada, porque es tan variable como lo es en la vida real. Uno de los apellidos más buscados, que da sentido a muchísimas tramas.

-New adult: Bueno bueno bueno, mirad quien se ha colado aquí. Pues sí, lo he sacado de romántica por ser tan novedoso y específico. Una historia new adult implica protagonistas jóvenes que se enamoran. Y de ahí, pa’ alante. No suelen tener extensas descripciones, con ambientación actual, y un poco de erótica. Cuidado, que roba suspiros.

-Comedia: El apellido de una historia capaz de robarte una sonrisa. Su variedad es tan extensa como todas las situaciones divertidas de la vida. Si tu trama pertenece a esta temática lo sabrás al instante por las carcajadas que tendrás mientras la escribe.

-‘Slice of life’. Es un término que viene a decir ‘Como la vida misma’. Son historias reales, sencillas, directas. La trama se centra en la vida de los protagonistas, y en cómo la desarrollan, como si se tratara de un diario. Cuidado, pueden romperte el corazón con su crudeza.

Antes de terminar, quiero decir un par de palabras:

-No cierres la temática antes de terminar el libro. Es verdad que necesitas saber qué va a rodear tu trama y en qué estilo centrarte, pero muchas veces la historia según se desarrolla puede cambiar, hasta pasar a otra temática diferente.

-Un nombre y apellido no la define en su totalidad. Pero sí ayuda a concretar las editoriales, los concursos y, en definitiva, a los lectores que va dirigida.

-Y, la más importante de todas. Lo que diferencia una historia buena de una mala NO ES el ‘world-building’, ni su temática, ni qué estilo has elegido. No, nada de eso. Lo que determina una buena historia es el ‘world-logic’, es decir, qué tan lógica es la historia que has contado, indiferentemente de la temática elegida, o los protagonistas, o incluso el tipo de narrador que has elegido.

Escribe TU trama, crea TU tiempo del lector, y elige la temática que TU desees. Porque solo TU puedes escribirla.

Pero este pescado es mío, el cual agradezco y me llevo. Buenas noches, ¡hasta la próxima!


¿Te ha gustado esta entrada? Déjanos tu valoración y tu comentario.

Síguenos en redes sociales a través Twitter e Instagram.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Bruja del Sur

    Me va a faltar libreta para tantos consejos a tener en cuenta. ¡Mil gracias! 🙌🏼🙌🏼🙌🏼

    (5/5)

Deja una respuesta

Vota