Donde habite el destino

Sucede que hay veces que los sueños son tan reales que la misma realidad nos resulta absurda… Suponiendo que la vida no sea sueño, algo que no debemos descartar todavía.