¿Cómo escribir un diálogo realista?

¿Cómo escribir un diálogo realista?

Consejos de escritura con Fernando Gómez (@buho_narramundos en Instagram)

Cuando nos enfrentamos a la hoja en blanco y nos lanzamos a escribir, desplegamos todo nuestro arsenal de letras sin relativo control. Sin embargo, una de las claves para mejorar un texto es usar las palabras adecuadas en el momento justo. Porque se puede escribir mucho, y no decir nada. El poder expresar con las letras necesarias es uno de los principales objetivos de cualquier escritor/a.

Por eso, ya seas del tipo ‘brújula’ o ‘mapa’, siempre aconsejo lo mismo: Planea qué debe pasar en este fragmento. No me refiero a hacer un esquema general sobre la estructura del libro, sino a poder centrar tu objetivo literario a puntos clave que hagan avanzar la historia. Por ejemplo, en este párrafo en el que describo la habitación quiero centrarme en la silla y en la mesa, para después poder ver las marcas de tinta de una pluma que ya no está. Con esto en mente, centralizarás las descripciones en aquellos objetos que te interesan más.

Por supuesto, este consejo se aplica al diálogo. Cuando dos personajes van a interactuar, antes hay que tener varios puntos a tener en cuenta:

-¿Cómo va a influir en la historia esta conversación, y si va a ayudar a avanzarla?

-¿Qué se van a contar?

-¿Qué tipo de relación tienen y, por ende, cómo van a reaccionar?

Está claro que si responder a la primera pregunta con un ‘nada’, este diálogo va a esta vacío, va a cortar el tempo de la historia y puede hacer que el lector deje de interesarle la historia. Por eso, quiero resaltar la importancia de escribir cosas que hagan avanzar la historia y, si es necesario, usar técnicas de ‘time skip’ para posicionar al personaje dónde queremos. Pero de eso ya hablaremos en otro capítulo. Aquí quiero centrarme en el diálogo.

Antes de entrar en las diferentes normas para mejorar nuestros diálogos, quiero repasar un poco las normas generales:

– Siempre se empieza con guion largo — o, en caso de no poder hacerlo (como en mi caso), empleo las «» como sustitución, de igual forma que se escribe en inglés. (en el caso del guion largo, no se cierra):

    «Hola, Juan.»

– Si se va a insertar un corte en su frase para dar una indicación, se escribe una coma antes, o un punto si justo la ha terminado:

    «Hola, Juan.» -dijo Lucía.

    «Hola,» -saludó Lucía con desprecio.- «Juan.»

– Como se puede ver en el ejemplo, cuando se hace una indicación de cómo se está hablado y quién lo ha hecho, se escribe en mayúscula, independientemente del espacio o la indicación que se haga dentro.

– Sin embargo, si se quiere introducir una acción (de lo que hablaremos más adelante), se escribe con mayúscula, como si se tratara de una frase nueva:

    «Hola,» -Golpeó Lucía la mesa en cuanto asomó por la puerta.- «Juan.»

Tras este breve repaso por las leyes gramaticales (en el caso de usar guiones largos se aplican igual), paso directamente a la primera norma para escribir un diálogo: No dialogues igual que narras. La fase de narración y descripción es mucho más exquisita a lo que debe ser una conversación y, por eso, es necesario recordar que en una conversación hay frases o palabras que nunca dirían tus personajes.

Eso me lleva a la segunda clave: Se habla mal. Sí, eso es un hecho que, cuanto antes lo aceptemos, mejor. Se habla mal y, por tanto, los diálogos no van a siempre estar corrector (lo siento Word, es así y ya es hora de que lo asimiles). Y si no, cuando tengas una conversación con alguien, piensa en cómo escribirla. Te darás cuenta la de veces que repetimos una palabra, y todos los -ismos que tenemos (laísmo, leísmo, queísmo, deísmo…) Y esto lo sufren nuestros personajes, lo que es genial porque les hace aún más realistas y cercanos. Además, recuerda también usar chascarrillos y apelativos cariñosos para relacionarse entre ellos, o incluso palabrotas (sin abusar mucho de ellas).

Tercera, y posiblemente, una de las más importantes (e importantes) que desarrollar: Diálogo en movimiento. Sí, los personajes hacen otras cosas mientras están hablando, pequeños gestos que les dará mucho más realismo a nuestros personajes, además de que seguirán haciendo cosas y, por lo tanto, avanzará la historia.

Todo esto me lleva a la cuarta norma: Una conversación es dinámica. Las personas interactúan entre ellas, hablan más rápido (juntan palabras) o más lento (con puntos suspensivos). Se interrumpen unas a otras, cambian el tono rápidamente. Todo esto le dará un carácter único a cada personaje según cómo dialoga, creando diferentes modelos usando solo las herramientas de diálogo.

Por eso, muchas personas dicen: ‘Debes identificar un personaje por cómo habla’. Pero no todo el mundo habla tan distinto como para crear dialectos especiales para cada personaje. Por eso, el uso de las herramientas ya proporcionadas por la propia dialéctica hará que tus personajes sean un poco diferentes entre ellos.

El último consejo es: Lee en voz alta. Solo así sabrás si tu diálogo está bien construido, o tiene un ritmo que no te gusta, o dicen palabras inconexas.

«Y esto ha sido todo por hoy.» -dijo el Búho cerrando el libro.- «Buenas noches, y gracias por el pescado.»


¿Te ha gustado esta entrada? Déjanos tu valoración y tu comentario.

Síguenos en redes sociales a través Twitter e Instagram.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Bruja del Sur

    ¡¡Pues todo bien anotado, gracias!! Ahora toca ponerlo en práctica

    (5/5)

Deja una respuesta

Vota